Una gran fiesta con whisky de paramilitares y narcotraficantes una cárcel en Bogotá tiene en aprietos a la justicia colombiana

0
36

El narco José Bayron Piedrahíta.

La cárcel La Picota de Bogotá fue blanco de un nuevo escándalo. Con whisky, cuatro presos requeridos por Estados Unidos hicieron una gran fiesta mientras chateaban y hablaban con celulares de alta gama. La situación alertó al Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario (Inpec) que trata de establecer lo sucedido y si los guardias del penal son cómplices.

El ex efe paramilitar José Gelves Albarracín, alias El Canoso.

Los sorprendidos en flagrancia son José Bayron Piedrahíta Ceballos, empresario pedido en Estados Unidos por sobornar con prepagos, trago y dinero a agentes norteamericanos y por narcotráfico; José del Carmen Gelves Albarracín, alias ‘el Canoso’, ex jefe paramilitar del Frente Resistencia Tayrona de las AUC; Miguel Ángel Serrano Ossa, alias ‘Megateo’, ex paramilitar condenado por el asesinato de Carlos Castaño; y José Orlando Sánchez Cristancho, el ‘Hombre del Overol’, ex jefe del cartel del norte del Valle y solicitado en extradición por fraude bancario y lavado de activos.

Miguel Ángel Serrano Ossa.

Por denuncias previas sobre casos similares, un operativo de control realizado por el Inpec el pasado lunes, los sorprendió en medio de la fiesta en la celda de Piedrahíta Ceballos. Los encontraron con el alcohol envasado en botellas de agua y a una hora en la que todos los reclusos deberían estar en sus celdas, informó el diario El Tiempo.

Este hecho se suma al del pasado 15 de enero, en el que unos misteriosos abogados norteamericanos ingresaron al pabellón de extraditables sin autorización, pero sin complicación alguna. Según W Radio, se trataría de Rafael de la Garza y el abogado cubanoamericano Joaquín Pérez.

LEA MÁS:

Cómo funciona el Clan del Golfo, el cártel narco más grande y poderoso de Sudamérica