Un macho y una hembra, los primeros yaguaretés nacidos en más de medio siglo en Corrientes

0
12

Fin de la incógnita. Veterinarios de Conservation Land Trust (CLT) pudieron determinar el sexo de las dos crías de yaguaretés nacidas 40 días atrás (algo difícil a tan temprana edad), en la isla de San Alonso, en los Esteros del Iberá, en lo que supone la esperanza de poder reintroducir esa especie extinta en Corrientes. Tras el primer control de rigor, en los que fueron examinados, desparasitados y pesados, se supo que se trata de una hembra (3,050 kg) y de un macho (3,330kg) en perfecto estado de salud.

El jueves pasado se realizó el primer chequeo sanitario de las crías nacidas en las instalaciones del Centro Experimental de Cría de Yaguaretés (CECY). El procedimiento fue conducido por los veterinarios del proyecto, Jorge Peña y Ana Carolina Rosas, y la bióloga Maite Ríos, responsable del CECY. Los especialistas ingresaron dentro del corral donde vive la madre con sus cachorros, Tania.

Para permitir el ingreso de los profesionales a la paridera donde la hembra dio a luz, Tania fue trasladada a otro corral cercano, donde permaneció tranquila y ajena al procedimiento, que duró unos 40 minutos.  Como parte de un protocolo veterinario para maximizar la supervivencia de las crías, se los desparasitó.

La paridera donde Tania se relaciona con sus crías

Los expertos vistieron mamelucos descartables para evitar el contagio de patógenos por parte de los veterinarios a los cachorros. También para minimizar el olor desprendido por el equipo y así evitar que a su regreso Tania notara que los cachorros habían estado en contacto con humanos. “De los resultados del chequeo se desprende que ambos se encuentran en perfecto estado sanitario y que su condición corporal es óptima para su edad”, señalaron en CLT.

“De esta forma, con intervenciones mínimas y estrictamente controladas, nos aseguramos que los cachorros correntinos aumenten sus posibilidades de supervivencia sin interferir en su desarrollo y en el vínculo con su madre. Así se espera que conserven su comportamiento natural, condición clave para proceder a su liberación cuando estén en condiciones de independizarse”, añadieron los expertos.

La particularidad de Tania es que carece de una pierna. La perdió en un accidente cuando era cachorra en el zoológico de Batán, de donde proviene. A pesar de esta minusvalía, la joven yaguareté aprendió a cazar por sí sola en el CECY y ha sido madre de los primeros cachorros nacidos en el Iberá en 50 años. El padre de los cachorros es Chiqui. Nació en la vida silvestre y fue llevado al Refugio Faunístico Atinguy, después de que unos cazadores mataran a su madre.

Se espera que sus crías crezcan en los grandes corrales del CECY, donde aprenderán a alimentarse sin contacto con humanos, antes de ser finalmente liberados en los pastizales del Iberá. De este modo, las crías de un yaguareté huérfano, que perdió la libertad de cachorro, y de una hembra nacida en cautiverio, que perdió una de sus patas, podrán vivir libres en un área natural protegida.

Tanto Tania como sus dos cachorros están actualmente en una “paridera” de madera que se construyó dentro de un fragmento de bosque incluido en su encierro de hectárea y media, desde donde son observadas continuamente a través de un sistema de videovigilancia.

Se espera que los cachorros crezcan en los grandes corrales del CECY, donde aprenderán a alimentarse sin contacto con humanos, antes de ser finalmente liberados en los pastizales del Iberá.

 El yaguareté es el mayor felino de América y actualmente se encuentra en peligro crítico de extinción en la Argentina, después haber perdido el 95% de su distribución original.

En la actualidad se estima que quedan tan sólo unos 200 ejemplares distribuidos principalmente en las selvas de Misiones y en las yungas del Salta y Jujuy. El nacimiento de estas crías simboliza un gran paso para volver a conectar estas dos poblaciones a través del Gran Chaco argentino.

El Cecy alberga  a cinco ejemplares reproductores donados por zoológicos y centros de rescate de fauna de Argentina, Brasil y Paraguay, y sus instalaciones pueden albergar hasta tres camadas de crías de yaguareté en simultáneo.

El primer ejemplar en llegar al CECY fue la hembra Tobuna, la cual fue donada por el zoológico de Batán, situado cerca de Mar del Plata, en 2015. A ésta le siguió el macho Nahuel, fruto de una donación conjunta de los zoos de Buenos Aires y de Bubalcó en Río Negro, en 2016, y Chiqui, otro macho, entregado en préstamo reproductivo por el Refugio Faunístico Atinguy de la Entidad Binacional Yaciretá en Paraguay. Una vez que se contó con estos dos machos, se terminó por reforzar el plantel de cría con dos hembras: Tania, procedente de nuevo del zoo de Batán, e Isis, proveniente del Criadouro Onça Pintada en Brasil. De hecho, se trataba de la primera vez que se traían yaguaretés de otros países para incorporarlos a un programa de conservación de la especie.

Tania, madre de los cachorros, es descendiente de Tobuna y fue incorporada al plantel de cría al observar que ésta no quedaba embarazada, debido probablemente a su avanzada edad: 17 años.

Con el nacimiento de estos cachorros se da un paso importante en el trabajo de CLT en Iberá, el cual es fruto del sueño y la visión de Douglas y Kristine Tompkins. Ambos se enamoraron de ese lugar natural en 1997. Hoy, 21 años después, no sólo la zona cuenta con los primeros cachorros de yaguareté, sino que se han recuperado poblaciones de especies que se habían perdido como el oso hormiguero, el venado de las pampas, el tapir, el pecarí de collar y el guacamayo rojo. Además de esto, CLT ya ha donado más de 60,000 hectáreas al estado argentino para crear el Parque Nacional Iberá y en los próximos años se trasferirán el resto de las propiedades para el mismo fin.

Elección de nombres

CLT ha comenzó una campaña para que niños de 4 grado de diferentes escuelas de localidades aledañas al Parque Iberá sean los primeros en opinar y votar por sus nombres preferidos. Integrantes del equipo de CLT recorrerán escuelas para realizar, junto a  los docentes y los niños, talleres informativos sobre el yaguareté, su hábitat y costumbres y la importancia de conservarlos.

De una lista pre seleccionada, elaborada en conjunto con referentes del idioma guaraní y miembros del equipo de CLT, los chicos ayudarán a buscar nombres con sentido correntino, que expresen su origen, su identidad y el orgullo de ser los primeros yaguaretés nacidos luego de décadas de ausencia en la provincia.

La hembra con sus crías nacidas en Iberá el 5 de junio pasado