Tras los incidentes durante la agónica victoria, Alemania le pidió disculpas públicas a Suecia

0
13

Hubo disturbios al término del partido (Reuters)

La selección alemana pidió perdón a la de Suecia después de que el entrenador escandinavo, Janne Andersson, se quejara de la celebración de la victoria en el último suspiro del partido en su banquillo.

“Fue un partido lleno de emoción. Al final, los gestos y reacciones de nuestro cuerpo técnico hacia los suecos eran demasiado emotivos. No es nuestro comportamiento habitual”, indicó la Mannschaft en su cuenta de Twitter, en un mensaje que acabó con un “Ursäkta”, que significa perdón en sueco.

Por tanto le pedimos disculpas al entrenador sueco y su equipo“, precisó el tuit.

Tras el duelo en Sochi, que se resolvió con un gol de falta de Toni Kroos en el último minuto del descuento, Anderson aseguró estar “cabreado” por la forma en la que celebraron el tanto los miembros del cuerpo técnico y algunos jugadores germanos.

En particular, el entrenador sueco consideró que habían corrido hacia su banquillo e hicieron gestos provocativos “delante de sus narices”.

“Muchos de los que estábamos en el banquillo nos enfadamos. Habíamos luchado durante 95 minutos y cuando pitan el final lo elegante es darse la mano y marcharse”, afirmó Anderson.

Toni Kroos le dio la victoria a Alemania sobre el final

El tanto del mediocampista del Real Madrid llegó a último momento y le dio vida al seleccionado alemán, quien comenzó perdiendo y, hasta el cierre del primer tiempo, se estaba despidiendo del Mundial de Rusia 2018.

Finalmente, Marco Reus pudo igualar el marcador a dos minutos del inicio del complemento y, tras varias situaciones claras de gol, Toni Kroos selló la victoria con un gol agónico de tiro libre.

MÁS SOBRE ESTE TEMA:

Insultos, empujones y amenazas: el cruce entre alemanes y suecos en el banco de suplentes después del gol de Toni Kroos

Alemania-Brasil: qué resultados tienen que darse para que se juegue una “final anticipada” en octavos del Mundial

Desgraciado debut en el Mundial: salió ensangrentado tras recibir un duro golpe en el rostro