¿Será 2018 el año del despegue económico de la Argentina?

0
69

El presidente Macri, flanqueado por los ministros Dujovne (Hacienda) y Caputo (Finanzas).

La última semana dejó una serie de declaraciones trascendentes de funcionarios y economistas en distintos foros. Todos coinciden en que este tramo del año se advierte una aceleración del crecimiento respecto de los meses precedentes y que esta senda se va a mantener el año próximo. La incógnita es si este será el inicio de un nuevo ciclo de fuerte expansión, (como lo fueron los anteriores de 1991-1998 y 2002-2011), después de seis años de virtual estancamiento económico, aunque en zona de niveles máximos de PBI (2012-2017). Esto implicó que el cambio en el esquema de política económica se produjo sin una crisis de por medio, como en otros momentos de la historia reciente.

El jefe de Gabinete, Marcos Peña, aseguró al brindar su informe de gestión en el recinto de la Cámara de Diputados que la economía está creciendo “por encima del 4% anual” y que ya “se está superando el pico de la actividad económica” registrado en junio del 2015.

El INDEC confirmó que en el pasado junio el Estimador Mensual de Actividad Económica (EMAE) de actividad económica registró el mayor avance interanual del gobierno de Mauricio Macri, tendencia que puede ampliarse en los próximos meses, debido a una baja base de comparación de 2016, pero también a una recuperación extendida a la mayoría de los rubros.

Mantener esta dinámica significará que antes de fin de año la economía argentina cerrará una etapa de transición entre gobiernos, con caída en 2016 y rebote en 2017, para iniciar una fase de crecimiento neto, por encima de los niveles de actividad más altos de mediados de 2013 y 2015.

LEA MÁS:

Economía 2018: las 7 materias pendientes para después de las elecciones

La actividad económica creció 4% en junio

El riesgo país, en descenso: quebró el piso de los 400 puntos

Una de las mediciones que realiza el INDEC como para tener una aproximación sobre la evolución del PBI es la del “Índice serie desestacionalizada” que compara mes a mes el nivel de actividad a partir del año base 2004, que el ente estadístico toma como referencia. El ajuste estacional (desestacionalización) significa la eliminación de los componentes estacionales de la serie temporal, para hacer homogénea y objetiva la medición.

El EMAE desestacionalizado alcanzó en junio de 2017 los 148,8 puntos, es decir que se ubicó unos 48,8 puntos porcentuales por encima del promedio de la producción bruta de Argentina en 2004.

El máximo nivel del EMAE desestacionalizado se obtuvo en junio de 2015 (promedió 150,7). Si el INDEC confirma un crecimiento sustantivo de la actividad en los próximos meses, antes de fin de año se superará aquel “techo” del ciclo anterior, que en la práctica abarcó las presidencias de Néstor y Cristina Kirchner. El EMAE de julio se conocerá el miércoles 27 de septiembre.

“Antes podíamos decir que la economía estaba arrancando y ahora podemos decir que claramente la economía ya arrancó”, expuso Peña. Si el PBI crece en 2018, se consolidarían dos años seguidos de crecimiento, algo que no ocurría desde el bienio 2010/2011.

“Haciendo un análisis sectorial se observa que la recuperación, además de consolidarse a lo largo del tiempo, muestra un proceso de difusión sectorial importante. Cada vez son más los sectores de la economía que dejan de lado las variaciones negativas, comienzan a recuperarse, e incluso ya muestran expansión durante varios meses“, sintetizó un análisis de Invecq Consultora Económica.

También significaría quebrar el virtual estancamiento económico desde el establecimiento del “cepo” al dólar: en seis años (2012 a 2017) el Producto de bienes y servicios evolucionó con oscilaciones, a menor ritmo que el crecimiento de la población (casi 1% anual), y el PBI per cápita en dólares es apenas superior al de 2011.

Hay que tener en cuenta que en los años en los que el gobierno de Cristina Kirchner mantuvo el control de capitales, un tipo de cambio artificialmente bajo exageró al alza el nivel de PBI medido en dólares, así como el resultante PBI per cápita. Prueba de ello es que según el INDEC el PBI en 2012 cayó 1,1%, sin embargo el efecto cambiario reflejó una expansión en dólares tanto del PBI nacional como el PBI per cápita.

Fuente: BCRA (tipo de cambio de referencia promedio), INDEC (PBI en pesos corrientes) y Banco Mundial (estimación de población).

Al disertar en el Latam Economic Forum, el ministro de Hacienda Nicolás Dujovne expresó que este Gobierno cree “en la integración al mundo y en la convergencia del equilibrio fiscal” y que “la Argentina está iniciando un camino de crecimiento; si el mundo nos ayuda, vamos a poder crecer por mucho tiempo”.

En ese mismo foro, el economista Miguel Bein coincidió en que el Gobierno “está creando las bases para una economía sana, con apertura al mundo y un INDEC que funciona”, pero advirtió por el ritmo de crecimiento del endeudamiento que, según dijo, puede transformarse en un problema “si no se arregla la situación fiscal“. Añadió que “la deuda tiene tres años para crecer, pero si no se arregla la situación fiscal, puede ser peligroso“.

El jefe de Gabinete enfatizó otros datos. Peña recalcó que en este 2017 el crecimiento abarcó a la mayoría de sectores, más allá de los pilares del agro y la obra pública, y destacó que se está atravesando el “quinto trimestre consecutivo de crecimiento”, en base a al nivel de recaudación, de inversión, de empleo, de inflación y de consumo.

Para Invecq Consultora Económica, “se pondera más la fortaleza y sostenibilidad del proceso de recuperación que su velocidad. Los múltiples desequilibrios que aún deben continuar siendo corregidos condicionarán el ritmo del avance económico, haciendo difícil un proceso más explosivo”.

LEA MÁS:

El mensaje de Mauricio Macri a los industriales: “Nuestro crecimiento no se resuelve con ajuste ni devaluación”

Marcos Peña: “Argentina salió de la zona de crisis, el crecimiento vino para quedarse”

Broda y Bein alertaron por la aceleración del endeudamiento público y de la emisión de pesos

En palabras del presidente Macri, el crecimiento económico “no se resuelve con ajuste ni devaluación” sino “construyendo bases sólidas y los cimientos necesarios para generar previsibilidad, algo que siempre nos ha faltado”, según declaró en el acto por el Día de la Industria.

A su vez, en el 3° Encuentro de la Asociación Empresaria Argentina (AEA), el ministro de Finanzas, Luis Caputo manifestó su confianza en que el año próximo la Argentina alcanzará la categoría de “mercado emergente” en las calificaciones que otorga Morgan Stanley Capital International (MSCI) porque están dadas todas las condiciones“, carátula que promovería un mayor flujo inversor para Argentina desde el exterior.

Actualmente, la Argentina es considerada un mercado de frontera, lo cual implica dentro de las calificaciones que otorga la entidad, que recibe financiamiento a tasas más altas. Entrar en la categoría “emergente” le permitiría al país acceder al crédito a menores costos.

Caputo confió en un exitoso el proceso de ingreso a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE). El ministro subrayó que “es fundamental como sello de calidad, como garantía de que somos un país que estamos implementando las mejores prácticas, lo que aumenta las chances de que lleguen más inversiones directas“.