Quién es Ravel Morrison, el crack indisciplinado que llegó al fútbol mexicano

0
69

Ravel Morrison, que fichó por Atlas, fue uno de los jóvenes más destacados de Europa

Aquel agosto de 2016, mientras el francés Paul Pogba se preparaba para volar de Turín hacia Mánchester para concretar el fichaje más caro de la historia, en otra ciudad italiana también había un futbolista ansioso por regresar a Inglaterra. Si bien buscaba un nuevo desafío deportivo, no se trataba precisamente de una transferencia millonaria ni de una despedida con honores. Era más bien un escape, uno más en su vida. Ravel Morrison quería regresar a su país natal. Su intento de adaptarse a la Serie A italiana y reconstruir su carrera había fracasado. “Elijo a los que merecen jugar, que entrenan profesionalmente. Morrison tiene que trabajar más duro. Todavía ni siquiera habla una palabra de italiano”, explicaba Stefano Pioli, entrenador de la Lazio en una entrevista. Pogba regresaba a Old Trafford a cambio de 105 millones de euros. Morrison se iba cedido al Queens Park Rangers, porque su oportunidad de volver al Manchester United era imposible.

Ravel Morrison, de 24 años, se ha convertido en el fichaje más alocado del fútbol mexicano. Tras jugar solamente seis partidos con el QPR en la segunda división de Inglaterra la última temporada, Lazio no quiso recibirlo y lo cedió al Atlas de México, el enésimo club que intentará recuperar a uno de los jóvenes más talentosos que ha dado el fútbol inglés.

Los Zorros han tomado el desafío de que vuelve a ser aquel joven que, mucho antes de los escándalos con drogas y armas, opacaba a Pogba en las categorías menores del Manchester United. Si todo hubiera salido como se preveía, sería una estrella de clase mundial. Pero el plan ha fallado. Aunque todavía haya esperanzas.

Sus años dorados en Manchester

Hubo un tiempo en que Ravel Morrison era un diamante en bruto. En 2011, compartía equipo en las juveniles del Manchester United junto a Jesse Lingard y Paul Pogba. Sin embargo, él era el mejor de todos. En aquel equipo, que fue campeón de la FA Youth Cup, el joven Ravel era el director de la orquesta. Usaba el ’10’ en su espalda y dejaba boquiabiertos a todos los que tenían el privilegio de verlo moverse libremente por el mediocampo. Gozaba de una naturalidad única, el césped era su hábitat. Era prácticamente imposible quitarle el balón. Lo llevaba atado, era parte de su cuerpo.

Lindgaard, Pogba y Ravel Morrison con la FA Youth Cup en 2011

Tenía 16 años y un futuro enorme. Sir Alex Ferguson, por aquel entonces entrenador del primer equipo del Manchester United, estaba enamorado de su fútbol y creía que que era la joya más brillante que jamás había visto. Las estrellas del club también creían mucho en él. “Ravel Morrison ha sido el mejor jugador joven que he visto en mi vida. Mejor que Joe Cole cuando era chico. Hacía malabares con el balón dentro del campo. Nunca vi a nadie tan cómodo en un campo de juego. Pogba, Januzaj, Lindgaard: todos admiraban a este chico. Realmente lo respetaban“, contó en una entrevista reciente el defensor Rio Ferdinand.

Rio Ferdinand contó cómo era Ravel Morrison en su juventud

Esa rebeldía que Ravel Morrison mostraba dentro del campo, también existía afuera. Su infancia en Denton, un suburbio de Manchester, fue muy dura. Se rodeaba de la gente equivocada. Con 16 años fue identificado dentro de un coche lleno de armas y drogas. Varias veces fue advertido por la Policía de Greater Manchester por agredir a su madre. También tuvo problemas de acoso con su novia e intimidó a un testigo del caso. Su apellido no sólo era famoso por su talento futbolístico, también era conocido en las comisarías. En Old Trafford intentaron todo por hacerlo madurar, cambiar su mentalidad, pero fue en vano. De hecho, probaron con subirlo directamente al primer equipo, pero consiguieron que haya denuncias porque faltaban objetos de valor de los jugadores.

Así jugaba Ravel Morrison en el Manchester United

En junio de 2012, Ravel Morrison y Paul Pogba debían renovar contrato. El agente de Pogba exigió tanto dinero, que terminó yéndose y construyó una exitosa carrera en la Juventus. Morrison, en cambio, fue vendido por 650.000 libras al West Ham. Quizás lejos de Manchester podría enderezarse, pensaron. Los Hammers lo cedieron al Birmingham y, al año siguiente, le hicieron un hueco en el primer equipo. Tuvo picos muy altos y grandes partidos, como cuando anotó un gol en un triunfo por 3-0 en White Hart Lane. Fue convocado a la selección sub-21 inglesa y varios equipos se interesaron por él. Sin embargo, se fue apagando paulatinamente y con el paso de las jornadas el equipo londinenses también decayó notablemente.

Cuando parecía que el futbolista renacía entre las cenizas, tuvo que cumplir una breve pena en prisión por cargos de agresión a su madre y su ex novia. Se mudó a Gales para jugar en el Cardiff City, donde también tuvo problemas con la justicia.

Del paso por Italia a la aventura en México

En enero de 2015, Ravel Morrison fue fichado por la Lazio como jugador libre, ya que había vencido su contrato con el West Ham. Su intención al fichar con el conjunto romano era alejarse completamente de su país, sumergirse en una nueva cultura y poder finalmente ser la estrella que siempre quiso. Pero su indisciplina fue más fuerte. Nunca se adaptó a la cultura italiana y su poca relación con el país. El agente del jugador le consiguió sesiones en el fútbol inglés pero, a los 24 años, sigue deambulando sin encontrar su rumbo.

México le abrió las puertas a un futbolista incógnita. Las fórmulas para ver triunfar a este joven diamante parecen agotadas, aunque el talento es permanente y todavía se espera que pueda cambiar su mentalidad. Mientras tanto, en los pasillos de Old Trafford aún se habla con nostalgia de Ravel Morrison. Su indisciplina no ha logrado borrar los recuerdos de quiénes lo vieron eclipsar a Pogba y pensaron que sería él quien triunfaría en el Manchester United.

LEA MÁS:

Edad, valor comercial y posición: cómo calculan los clubes los exorbitantes precios de transferencias de sus estrellas