Quién es el hombre acusado de calcinar a sus bebas gemelas y de tener un año secuestrada a su esposa

0
51

Está acusado de mantener secuestrada durante un año a su mujer con un fin atroz: que no lo denunciara por haber asesinado, calcinado y enterrado a sus dos hijas gemelas en su propia casa. El hombre, detenido luego de que su esposa lo denunció tras escapar del cautiverio, se negó hoy a declarar en la Justicia. Y continuará preso.

Nelson Zura Mendoza (38) quedó imputado luego de que la mujer lograra huir de la vivienda. María Jael Soledad Morra (33) denunció los crímenes de su marido e inmediatamente la Policía halló restos humanos de al menos un bebé en un terreno baldío lindero a la casa de la pareja, en un barrio pobre de la ciudad bonaerense de General Rodríguez.

El episodio comenzó a investigarse el sábado cerca de las 23.30, cuando Morra fue encontrada por policías de la comisaría 2ª de Las Malvinas, en General Rodríguez. Deambulaba sola y sucia por la calle.

La mujer les contó a los agentes de la Bonaerense que había logrado fugarse de su casa, donde su marido la mantenía cautiva desde hacía un año. Morra fue trasladada a la comisaría, donde la Policía se comunicó con la fiscal especializada en violencia de género de ese distrito, Daiana Silvetti.

En la oficina judicial Morra relató a Silvetti que Mendoza, de nacionalidad boliviana, la mantuvo cautiva para que no lo denunciara por haber asesinado a las hijas gemelas de ambos, a quienes había asfixiado con una frazada porque lloraban mucho y, luego, calcinado.

La fiscal le pidió a la mujer ir hasta la casa donde estuvo cautiva y junto a los policías Silvetti recolectó pruebas y buscó documentación de las gemelas. Sin embargo, halló solamente la partida de nacimiento de una de ellas.

La Policía salió a buscar a Mendoza y lo encontró en la casa de su madre, donde lo detuvo. El hombre no se resistió, aunque les dijo que su mujer era la responsable del doble crimen y que, luego de matar a las bebas, les prendió fuego con la idea de arrojar los cadáveres quemados al río Luján.

Sin embargo, en la comisaría Mendoza, imputado del delito de “doble homicidio agravado por el vínculo, privación de la libertad y violencia de genero”, admitió el crimen: dijo que mató a las bebas porque lloraban mucho y que a una la arrojó al río y a la otra la enterró. Pero las declaraciones ante la Policía no tienen valor de prueba. Cuando en la Justicia lo indagaron, el acusado se negó a declarar y repitió que la culpa era de su mujer.

Ante la presunción de estar ante un doble homicidio, la fiscal Silvetti solicitó la presencia del fiscal de Moreno, Federico Luppi, para allanar un terreno baldío lindero a la casa donde la mujer dijo haber estado cautiva. Allí los perros rastreadores de una ONG de Campana encontraron restos humanos enterrados y quemados que, en principio, son compatibles con el cuerpo de al menos un bebé.

Según consigna Télam, está constatado que las gemelas de la pareja nacieron el 23 de junio de 2017 en el Hospital Posadas, en Haedo, y los asesinatos se habrían cometido en septiembre, cuando sólo tenían tres meses.