Ordenaron una nueva autopsia al cuerpo de la maestra que murió misteriosamente en una comisaría de Rosario

0
73

María de los Angeles París tenía 45 años

La Justicia santafesina aceptó el pedido de la familia de la maestra que murió misteriosamente en una comisaría de Rosario y autorizó una nueva autopsia en el cuerpo de la docente, que se hará bajo supervisión de la Corte Suprema de la Nación.

Según confirmaron los abogados de la familia de María de los Angeles París (45), hallada muerta el 3 de mayo en un cuarto de la comisaría 10° de Rosario, la Justicia provincial determinó que el delegado técnico de la morgue de la Corte, Oscar Loseti (reconocido especialista de análisis de casos de muerte en custodia y director de tanatologia de la morgue de Nación), y la perito de parte Virginia Creimer participen del nuevo examen (aún sin fecha), que ayudará a determinar las causas del extraño episodio.

La querella había pedido realizar la reautopsia después de denunciar que la primera se llevó a cabo en el Instituto Médico Legal (IML) rosarino sin perito de parte, y que además había sido “incompleta, insuficiente, con falta de metodología sistemática”, y que la clínica “no contaba con los recursos humanos y técnicos para cumplir con los estándares nacionales e internacionales”.

En ese sentido, la querella denunció penalmente al médico forense Lucas Kuverling, del IML, por sus irregularidades y solicitó que no participe en la reautopsia. “Estamos azorados por lo mal que se hizo”, comentó a Infobae Sebastián Sancevich, integrante del equipo jurídico de la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos, uno de los abogados que patrocina a los familiares de la víctima.

María de los Angeles París (primera desde la derecha) junto a sus hermanos

Según la autopsia realizada, la docente no presenta signos de violencia que permitan interpretar que fue asesinada o murió producto de golpes o malos tratos. “Se descartan lesiones externas o internas de origen traumático de jerarquía suficiente indicativas de muerte violenta”, dice el informe hecho por el IML de Rosario.

París trabajaba como bibliotecaria en dos escuelas públicas de Rosario, era madre soltera y tenía una hija de 18 años, que ahora vive con sus tíos. La tarde que murió, la docente había salido del trabajo y fue a un supermercado. Desde allí tomó un taxi hasta la comisaría 10° del barrio Alberdi. Qué había ido a hacer allí, por qué eligió ese destacamento, que no estaba en el barrio donde vivía ni en el que trabajaba, cuáles fueron las circunstancias que la llevaron a la muerte, por qué los agentes la esposaron, y finalmente, qué causó su muerte todavía es incertidumbre. Cuando los familiares llegaron a la dependencia policial, la mujer estaba esposada y muerta, presuntamente tras un ataque de nervios.

¿Qué le generó el ataque de nervios (si lo tuvo)? ¿Por qué la Policía no actuó según los protocolos, ni le permitió a ella hablar con sus hermanos?

“Lamentablemente tenemos más dudas que certezas. La versión policial la desatendemos. No tiene asidero. Ellos dicen que mi hermana fue a hacer una denuncia. ¿Por qué la mete adentro y la esposa?”, se pregunta en la charla con Infobae Guillermo Paris (48), vendedor de un frigorífico, el tercero de los cuatro hermanos de la víctima, después de Claudia (55) y Silvia (58).

Por ahora, la causa, a cargo de la fiscal de Violencia Institucional, Karina Bartocci, no tiene imputados y ni detenidos. Habrá que esperar qué dice de nuevo la segunda autopsia.

LEA MÁS:

El misterioso final de París, la maestra que murió en una comisaría de Rosario