Mundial de Ajedrez: un ex representante de Argentina desató la polémica por unos pantalones cortos

0
65

Anton Kovalyov nació en Ucrania, pero en el año 2000, cuando tenía ocho años, arribó a Argentina sin saber ni una regla de ajedrez. En una pensión del barrio de Once, donde se alojó junto a sus padres, Sergey y Tatania y su hermano Sergei, cinco años mayor que él, conoció un mundo que lo atrapó.

Se especializó con los mejores, al tomar clases individuales con Pablo Ricardi y grupales con el gran maestro Oscar Panno. Su crecimiento fue acelerado y constante, a tal punto que en ocho años trepó hasta el segundo puesto del ranking argentino.

Sin embargo, Kovalyov ya no vive en Argentina. Cansado de la burocracia administrativa, (durante casi cuatro años tramitó sin éxito la ciudadanía) y ante la falta de apoyo de los dirigentes (no fue incluido en ningún plan de becas ni de ayuda a sus estudios), se marchó con su familia a Canadá, país que actualmente representa.

El joven ajedrecista volvió a ser noticia, al desatar una polémica dentro del Mundial de Ajedrez. Tras iniciar la competencia que se está llevando adelante en Tbilisi, Georgia, con victorias sobre el estadounidense Akobian Varuzhan y el indio Anand Viswanathan (uno de los mejores del planeta), decidió abandonar el torneo. ¿El motivo? Unos pantalones cortos.

Kovalyov en las rondas 1 y 2 del certamen vistió unos shorts cuadriculados e intentó hacer lo mismo en su enfrentamiento ante el ruso Maxim Rodshtein, pero los árbitros se lo impidieron por no lucir ropa acorde al código de vestimenta.

Artículo 8.1 del manual de la FIDE:

Todos los jugadores de ajedrez deben tener cuidado de su apariencia personal. La imagen del jugador de ajedrez debe ser digna y vestirse correctamente. No sólo mostraría respeto por el juego, sino también a los patrocinadores, potenciales o no, para que valga la pena gastar su dinero.

El actual representante de Canadá argumentó que utilizó esos pantalones en los juegos anteriores, pero fue obligado a cambiarse. Se marchó enojado y nunca regresó, por lo que se le dio el encuentro como perdido.

Kovalyov, unos minutos más tarde, tomó sus pertenencias y dejó el hotel en donde se lleva adelante el Mundial.