Los inversores se mueven con cautela y el dólar sigue en baja

0
113

Tras la celebración de una semana del año nuevo chino, el mercado no registró un mayor movimiento por la demanda de importadores o exportadores que negocian con los orientales. Por el contrario, el retroceso del dólar mayorista fue pronunciado, cayó 10 centavos a $15,69 por unidad, en un día donde se operaron USD 481 millones.

Lo que dio más realce a la caída fue que al principio de la rueda los vendedores pidieron $15,83, postura que no se aceptó. El mercado se armó a las 12.30 horas cuando bajaron las pretensiones a $15,63. Se sostuvo un tiempo en esos valores, pero sobre el cierre rebotó a 15,69 pesos.

En el mercado "hoy", donde opera el público comprando y vendiendo en bancos y casas de cambio, la divisa cedió 3 centavos y cerró a 15,95 pesos.

El dólar minorista bajó tres centavos, a $15,95 para la venta

Mientras que en el circuito marginal, la suerte del "blue" fue mejor para los tenedores, porque, por el contrario, subió un centavo, a $16,49 para la venta, aunque con mínimas operaciones. Los teléfonos de las cuevas han dejado de sonar desde hace pocos días "como si los inversores se hubieran puesto de acuerdo para irse de vacaciones en febrero. Antes, todos se borraban en enero" contaba un operador para que buscaba una explicación a la soledad de la oficina.

Las reservas aaumentaron USD 35 millones, pese a que por la apreciación del dólar en el mundo la autoridad monetaria perdió USD 50 millones

Las reservas tuvieron un considerable crecimiento porque si bien, en el saldo final arrojaron un alza de USD 35 millones, a USD 46.470 millones, hay que considerar que se perdieron USD 50 millones por la suba del dólar frente a las demás divisas y la caída de los títulos de deuda de otros países. Ni la leve suba del oro de 0,20% pudo atenuar los perjuicios que ocasionó la fortaleza del dólar en el mundo.

La debilidad del dólar tiene que ver con la elevada tasa de interés. El Banco Central la mantuvo en 24,75% anual. Pasaron dos meses y medio desde el último recorte.

El mercado de capitales también operó expectante

En el mercado de títulos de la deuda se negociaron $4.775 millones. Los bonos en dólares con legislación argentina sobrevivieron a la caída de la divisa. El Bonar X que será rescatado definitivamente en abril próximo, aumentó 0,32%. El Bonar 2024 continuó sin variaciones.

La Bolsa, a todo esto, sigue en un limbo. Hay una serie de dudas que paraliza al mercado y no puede definir tendencia. No hubo una gran toma de ganancias, pero hay una caída lenta de los papeles más ponderados, en particular los de energía. No es el caso de Petrobras que bajó 1,79% e YPF 3,05%, que estuvieron atados a la baja del petróleo. Pero Transener, que cedió 0,87%, tras haber estado en alza de más de 1,5% en gran parte de la rueda, no logró afirmarse. Apenas sube aparecen vendedores. Es cierto que este papel acumuló fuertes ganancias a cuenta del aumento de la tarifa eléctrica y que su precio puede estar en un techo, pero este argumento no termina de explicar la falta de consolidación de los papeles líderes.

LEA MÁS:

Mejoraron en diciembre las expectativas económicas de la población, pero persisten en niveles mínimos del año

Se tensa la paritaria bancaria y el gremio amenaza con medidas de fuerza

Los más firmes fueron los bancos por el enfrentamiento del Gobierno con los sindicatos bancarios para anular el aumento de salarios de diciembre pasado. Los inversores saben que si la estrategia oficial da resultados mejorarán los balances de las entidades. Por eso Banco Macro subió 2,04%; Galicia, 1,37% y Francés, 0,9 por ciento.

El índice Merval de las líderes terminó con una caída de 0,28%, pero con moderados negocios por 350 millones de pesos.

Para hoy se espera otra rueda de cautela. Los inversores están desorientados porque todavía no se ve una mejora de la economía real. La especulación sino tiene soporte de la realidad, es apenas un movimiento rápido donde los inversores entran y salen constantemente buscando ganancias cortas.

El informe monetario mensual mostró en enero que tanto los depósitos en el circuito financiero, como el otorgamiento de préstamos, volvieron a crecer a un ritmo muy inferior al de las tasas de interés y más aún respecto de la tasa de inflación pasada.

Dejar respuesta