“La reforma laboral no va a proponer cambios drásticos, sino un reordenamiento a favor del empleo”

0
64

El Gobierno quiere focalizarse en alentar la inclusión y la reducción del empleo en negro (AFIP)

El empleo privado continúa recuperando gran parte del terreno perdido en el primer semestre de 2016, en parte por efectos inerciales del ciclo previo, en parte por efecto del cambio de precios relativos que provocó el rotundo giro de la política económica.

Ayer se anticiparon los datos del empleo registrado, tanto en el sector público como privado, que comprende a un universo de poco más de 12 millones de personas contabilizado por el Sistema Integrado Previsional Argentino (SIPA), sobre un total de unas 18 millones con una actividad rentada, en blanco y en la informalidad, que mostraron que “ahora por cada 10 nuevos empleos netos del sector privado, la administración pública suma 4, cuando un año antes era de 10 por 10; y en 2015, peor aún era de 10 por 15″, pese a que el empleo público, aun siendo una enormidad, representa la cuarta parte del empleo formal, dijo en diálogo con la prensa, en la que estuvo presente Infobae, José Anchorena.

La Encuesta de Indicadores Laborales correspondiente a las expectativas de los empresarios para julio, indicaron un nuevo aumento del empleo del orden de 0,2% en el mes y 1% en comparación con un año atrás; y un saldo neto de respuestas positivas de 4,1% de los casos para el próximo trimestre, en particular en la franja de empresas de 10 a 49 empleados, con 2,3%; y en las grandes, con una dotación superior a 200 personas, 0,7 por ciento.

Las expectativas de generación de empleos privados se mantienen expansivas para el trimestre agosto a octubre

LEA MÁS:

El empleo registrado acumuló 14 meses consecutivos de mejora

Cobró impulso en julio la inversión en máquinas y equipos para la producción

– ¿No cree que ese proceso se puede volver a revertir con el anticipo temprano de una propuesta de Reforma Laboral en 2018?, preguntó Infobae al subsecretario Anchorena.
– No, en absoluto, todo lo contrario, porque más que en una reforma profunda de la legislación, estamos pensando en iniciativas que saldrán por consenso con los legisladores y los sectores de la producción y sindicatos, destinadas a un reordenamiento del sistema, y no en cambios drásticos, sino puntualmente y de modo gradual, para que justamente no se afecte el objetivo de consolidar el proceso de creación de empleos, principalmente formales y que la actividad consolide el ritmo de recuperación, para que deje de subir en los años impares de elecciones y baje en los pares.

José Anchorena: “El proyecto de Reforma Laboral está pensado para que no se afecte el objetivo de consolidar el proceso de creación de empleos, principalmente formales, y que la actividad consolide el ritmo de recuperación”

– ¿No cree que un cambio gradual, podría afectar las expectativas de los empresarios que ya anticiparon que necesitan cambios importantes que posibiliten la reducción de los denominados “impuestos al trabajo”, como son las cargas patronales? 
– Empresarios y sindicatos deben estar tranquilos que la aprobación del proyecto de ley de Reforma Laboral va a generar buenas noticias para ambos, porque permitirá dar respuestas inclusivas a unos 4 millones de trabajadores excluidos, otros 2,5 a 3 millones que se ocupan en la informalidad; y porque va a contribuir al aumento de la productividad.

– ¿Pero muchos empresarios y economistas sostienen que si la Argentina no hace cambios drásticos, del tipo que hizo Brasil, se seguirán perdiendo mercados y empleos?
– Ratifico lo que dijo el ministro de Trabajo, Jorge Triaca, “Brasil no es un espejo para la Argentina”. Se pueden hacer muchas cosas que no tienen que ver con medidas como las que anunció Brasil, sino con el fomento del primer empleo, la inclusión de trabajadores al sistema formal, que posibilitarán no sólo la creación de puestos netos, sino también del salario medio de la economía que este año ya está subiendo en varios puntos por arriba de la tasa de inflación. También se trabaja en el Empalme de los Planes Sociales a sectores más vulnerables con un puesto estable en la actividad privada y la permanencia del subsidio por hasta $4.330 máximo actual, durante 24 meses, un universo estimado en torno a 700 mil personas.

LEA MÁS:

Las 10 claves de la reforma laboral aprobada en Brasil

La reforma laboral es una de las prioridades para los hombres de negocios