La elección en el Conurbano: el Gobierno aspira a descontar los 7 puntos de la primera y la tercera sección

0
50

 

Allí no fueron 20 mil votos. Fueron 500 mil: la diferencia que el oficialismo buscará achicar para dar vuelta la elección en la provincia de Buenos Aires.

En las PASO de agosto, Cristina Kirchner obtuvo el 38,91%, 2.507.013 votos, en la primera y la tercera sección electoral, en ese cúmulo de distritos populosos en los que Unidad Ciudadana, el frente estrenado por la ex presidenta en estas elecciones, acumula su mayor caudal político y electoral.

Fue esa la diferencia que le permitió a la candidata a senadora K superar por solo 20.324 votos en el total de la provincia de Buenos Aires a Esteban Bullrich, el candidato a senador de la alianza oficialista que hizo campaña solo acompañado por la gobernadora María Eugenia Vidal -en los hechos, la principal postulante de Cambiemos-. El ex ministro de Educación, secundado por Gladys González, cosechó en las primarias del 13 de agosto 2.060.873 votos en la primera y la tercera sección electoral, según datos oficiales. El 31,99%. Casi 7 puntos de diferencia con la ex presidenta.

No es casual que en el último mes de campaña, tanto Mauricio Macri -que mejoró levemente su imagen en el Conurbano bonaerense después de las PASO- como Vidal hayan fatigado especialmente los distritos más adversos, en los que gobiernan intendentes afines a Cristina Kirchner. La Matanza, por caso, el bastión K por excelencia, propiedad de la intendenta Verónica Magario y de su antecesor, Fernando Espinoza, fue uno de los municipios elegidos por los dirigentes de Cambiemos.

Cristina Kirchner junto a Magario y Espinoza en La Matanza, el distrito de mejor performance electoral de Unidad Ciudadana

La Matanza no solo es el distrito más popular de la provincia de Buenos Aires: también es el más representativo de la resistencia K. Integra, junto a Avellaneda, Almirante Brown, Berazategui, Esteban Echeverría, Ezeiza, Florencio Varela o Lomas de Zamora, la liga de municipios de la tercera sección en los que Unidad Ciudadana conservó la hegemonía kirchnerista que le permitió a la ex presidenta quebrar por escaso margen a Cambiemos.

Del 1.380.057 votos que sacó la lista de Cristina Kirchner en la tercera sección, 362.078 corresponden a La Matanza, siempre con la categoría de senadores nacionales como referencia. En ese grupo de municipios, Unidad Ciudadana obtuvo el 42,70%, frente al 29,30% de Cambiemos. 13,4% de diferencia.

En la primera sección, sin embargo, la brecha fue sustancialmente menor: solo 13.172 votos de diferencia a favor del kirchnerismo. El equipo de campaña bonaerense de Cambiemos confía en revertir allí el resultado en la elección de hoy.

En las PASO , Cristina Kirchner obtuvo el 38,91%, 2.507.013 votos, en la primera y la tercera sección electoral

Es que, a diferencia de la tercera, en la primera sección hay muchos más distritos propios, otros más amigables al macrismo o, al menos, no demasiado afines al kirchnerismo -sin contar, por ejemplo, Merlo, Ituzaingó o Moreno, decididamente leales al peronismo-, como los casos de San Martín o San Fernando, cuyos intendentes, Gabriel Katopodis y Luis Andreotti, responden -si es que cabe el término- a Florencio Randazzo y Sergio Massa, respectivamente. Ambos, diezmados políticamente de cara a los comicios de hoy. En el caso de San Fernando, sin embargo, y si bien el ex intendente de Tigre camina hacia una debacle a nivel provincial, Andreotti mantiene altísimos niveles de popularidad.

Pilar, Morón, San Isidro, San Miguel, Vicente López y Tres de Febrero son los seis municipios de la primera sección gobernados por la alianza oficialista. Cambiemos superó previsiblemente a Unidad Ciudadana en todos menos en Pilar. Su intendente es Nicolás Ducoté, de sinuosa relación con la cúpula del gobierno provincial.

Parte de la estrategia del oficialismo para descontar los casi 7 puntos de diferencia con la ex presidenta en la primera y la tercera sección electoral bonaerense pasa por apuntalar los tres municipios propios en los que Cambiemos perdió en las PASO de agosto. Se trata de Lanús y Quilmes, de la tercera, además de Pilar. El macrismo confía en revertir el resultado en las tres localidades.

Otro punto relevante de la estrategia oficial apunta a mejorar la fiscalización. En especial en la tercera sección, donde Cambiemos tuvo más de 900 mesas del universo de algo más de 12.000 en las que tuvo inconvenientes con los telegramas por inconvenientes con los fiscales. La Matanza, Florencio Varela y Almirante Brown son los tres municipios en los que el oficialismo ajustó particularmente el rubro.

Vidal, Macri y la cúpula del macrismo le prenden velas a otro condimento: el corte de boleta propiciado por varios intendentes que en las últimas semanas repartieron instructivos con diversas variantes para no perder las elecciones locales. ¿Le explicación? La remontada de Cambiemos en algunos de esos municipios y, en consecuencia, el retroceso de Cristina Kirchner, Sergio Massa o Florencio Randazzo. La incógnita principal en la elección de hoy en el Conurbano es la magnitud de la polarización entre el Gobierno y la ex presidenta.

El corte de boleta es lo que alienta, por ejemplo, Julio Zamora en Tigre. Massa tiene hoy solo dos objetivos: no quedar por debajo de los dos dígitos y conservar su pago chico.