La Cámara de Diputados tratará la expulsión de Julio De Vido

0
71

En una sesión especial convocada para las 12, la Cámara de Diputados tratará este miércoles la expulsión de Julio De Vido del cuerpo legislativo. Si bien este martes Cambiemos consiguió dictamen para llevar el proyecto al recinto, en el interbloque oficialista reconocen que no llegan a reunir los apoyos para echar del Congreso al ex ministro de Planificación Federal durante el kirchnerismo.

Para aprobar la expulsión se requieren dos tercios de los presentes, por lo que el número necesario para apartar a De Vido dependerá de cuántos diputados concurran a la sesión.

A partir de esto, el presidente del interbloque Cambiemos en Diputados, Mario Negri, admitió que el oficialismo no cuenta con las voluntades necesarias para concretar el proyecto. “Si están los 257 diputados sentados, no alcanzan. Hacen falta 172 que voten afirmativamente”, graficó el radical.

(NA)

Cuatro dictámenes fueron presentados ante la comisión de Asuntos Constitucionales, que preside el macrista Pablo Tonelli. El del oficialismo cosechó 17 firmas con la adhesión del Bloque Justicialista. Además, se agregó otra propuesta del Frente Renovador, que pide la exclusión de De Vido y los desafueros de “todos” los legisladores, con 6 avales. Sin embargo, el bloque que responde a Sergio Massa adelantó que acompañará el proyecto de mayoría. 

Por su parte, el Frente para la Victoria presentó, con el respaldo de 8 legisladores, un dictamen de oposición con el argumento de que el planteo del oficialismo es “inconstitucional”. En tanto, Remo Carlotto, de Movimiento Evita, formuló su propuesta en contra.

Además, el Frente de Izquierda, el Frente Cívico por Santiago, que responde al senador Gerardo Zamora, y el Frente por la Concordia Misionero, adelantaron que se pronunciarán en contra de la expulsión del ex ministro.

LEA MÁS: 

El massismo impulsará un dictamen propio para expulsar a De Vido de Diputados

El oficialismo consiguió dictamen para debatir la expulsión de Julio De Vido, pero el proyecto pierde fuerza