Hay un neandertal dentro suyo: los humanos tuvieron sexo con otras especies y sus genes llegan hasta la actualidad

0
22

Una familia en una cueva en una exhibición del Museo Neandertal de Croacia (Reuters)

Un nuevo estudio muestra que no hubo una división drástica entre el homo sapiens y el homo neanderthalensis, es decir, entre los hombres y los neandertals. Por el contrario, estas dos especies de la cadena evolutiva convivieron y hasta tuvieron sexo durante cientos de miles de años. Y las pruebas llegaron hasta la actualidad.

Es por eso que uno no debería burlarse del aspecto de estos antepasados: los genes del Neanderthal son entre el 1 y el 4 por ciento del genoma en personas en varios continentes, de Europa a Asia, pasando por América.

Pero no sólo con los neandertals tuvieron (mejor dicho, tuvimos) sexo los humanos, sino también con otra poco conocida especie evolutiva: el Homínido de Denísova, cuyos rastros de ADN de estos primates también se hallan en algunos lugares aún hoy. Y hasta con una tercera, desconocida hasta ahora.

El paper fue presentado por Sharon R. Browning, líder del proyecto, Brian L. Browning, Ying Zhou, Serena Tucci y Joshua M. Akey en la restigiosa revista académica Cell, especializada en este tipo de información. Todos los científicos pertenecen a la Universidad de Washington. Pero ya trascendió a otros claustros académicos. Para el profesor David Reich, quien estudia antiguos ADN en la Universidad de Harvard, se trata de “un documento innovador” sobre lo ocurrido entre esas dos subespecies de homo y el ser humano.

Cuando que muestra las olas migratorias de los humanos según su porcentaje de denisovans y neandertals (Universidad de Washington)

Los humanos anatómicamente modernos se mezclaron con los neandertales y con una población arcaica relacionada conocida como Denisovans. Los genomas de varios neandertales y un Denisovan se han secuenciado, y estos genomas de referencia se han utilizado para detectar material genético introgresado en los genomas humanos actuales. Los segmentos de introgresión también se pueden detectar sin el uso de genomas de referencia“, dice el documento en un lenguaje técnico pero claro.

Ambos grupos, los neandertals y los denisovans, fueron considerados “primos” en la cadena evolutiva hasta después de la separación de los primeros con los humanos, hace 760 mil años.

En el estudio, Browning y sus colegas examinaron más de 5.500 genomas humanos de los continentes antes mencionados, en busca de información cromosómica pretérita. Cuando pudieron segmentarlos, decidieron comparar los hallados con los que ya tenían de especímenes encontrados en Siberia que permitieron realizar el revelador muestreo.

El resultado fue que una alta porción de los británicos, peruanos, colombianos, puertorriqueños y bengalíes que fueron estudiados, entre otros, presentaban mayor porcentaje de genoma de neandertals. En tanto, la mayoría de los asiáticos mostraban que entre sus genes aún permanecían rastros más visibles de los denisovans, aunque no superiores a la porción de sus “primos”.

Cuadro que muestra las proporciones de genes en diferentes poblaciones según su influencia neandertal o davisovans (Universidad de Washington)

Sin embargo, algo llamó la atención del equipo científico. La sorpresa fue que había información genética que no pertenecía a ninguno de estos grupos, pero que era muy cercana a los denisovans.La geografía es muy sugestiva“, indicó Browning, dando a entender que estaban más cerca genéticamente de este segundo grupo aunque en algún momento de la historia se separaron alterando su información interna.

Una subespecie de denisovans se instaló en el norte de Asia (China, Japón, Vietnam), mientras que la otra -misteriosa- lo hizo hacia el sur. “Posiblemente podría haber estado en una isla en ruta a Papúa Nueva Guinea, pero claramente no sabemos“, aclaró Browning respecto al lado sin resolver del estudio.

El próximo objetivo de este grupo de investigadores académicos es estudiar las variaciones que existen en lo que consideran un continente poco explorado en materia genética: África. Pero encontrar ADN ancestral en aquel lugar de la Tierra es difícil. Su clima no ayuda a las exploraciones. Pero es el próximo desafío para entender un poco más de dónde venimos y cómo estamos conformados.

Coincidencia según el grupo* estudiado:

Europeos del Noroeste: Neandertal.

Finlandeses: Neandertal.

Británicos: Neandertal.

Españoles: Neandertal.

Italianos: Neandertal.

Chinos: Denisovan.

Japoneses: Denisovan.

Bengalíes: Denisovan.

Pakistaníes: Denisovan.

Mexicanos: Denisovan.

Ceilandés: Denisovan.

Vietnamitas: Denisovan.

Puerto Rico: Neandertal.

Colombianos: Neandertal.

Peruanos: Neandertal.

Papú: Subespecie desconocida del Desinovan.

* En los casos de los europeos del noroeste y los mexicanos, se estudiaron poblaciones de estas ciudadanías en los Estados Unidos. En los casos de Sri Lanka, a su población en el Reino Unido.

MÁS SOBRE ESTE TEMA:

Un fósil sugiere que el hombre moderno no salió de África hace 100.000 años, sino 200.000

Una calavera de 260.000 años sugiere que la humanidad no nació en África