Escándalo en Cuba: red de funcionarios que adulteraban medicamentos infantiles

0
132

En Cuba faltan hoy 49 medicamentos, de ellos 44 de producción nacional y cinco importados

La Fiscalía General de Cuba  destapó una red de funcionarios y obreros que adulteraba un medicamento de consumo infantil para su venta en el mercado negro, una práctica que prolifera en medio del desabastecimiento en las farmacias cubanas, informaron medios oficiales.

El delito, descubierto en uno de los laboratorios de la empresa estatal de medicamentos BioCubaFarma, consistía en sustituir el principio activo metilfenidato por una sustancia placebo en la fabricación del fármaco comercializado como “Ritalin”.

Este medicamento es un psicoestimulante recetado a niños y utilizado para tratar el Trastorno de Déficit de Atención con hiperactividad.

Las medicinas adulteradas llevaban un “placebo que es utilizado para la limpieza de las máquinas una vez concluida cada producción de medicamentos”, especificó la FGR en un extenso artículo a página completa del estatal diario Granma.

“Como consecuencia estos productos fueron introducidos en farmacias de la capital y posteriormente vendidos a padres de niños que reciben este medicamento por las patologías que presentan”, el “punto más triste e indignante” del reporte oficial, insiste Granma, órgano del gobernante Partido Comunista de Cuba.

Los responsables, según la investigación, son varios trabajadores de un laboratorio farmacéutico del municipio Boyeros de La Habana, entre ellos “la jefa de brigada de la máquina de ‘blisteo’ (empaque), un operario, un jefe de turno y estibadores de la Empresa Provincial Minorista de Medicamentos del Este”.

De acuerdo al grado de participación, los implicados recibieron sumas en efectivo de más de 1.500 CUC (equivalente a USD 1350), muy superiores a los USD 28 que gana como promedio un trabajador cubano al mes.

En la isla las medicinas están subvencionadas por el Estado y se pagan en moneda nacional muy por debajo de su valor de mercado, por lo que una parte acaba desviada al mercado ilícito para ser vendidas en divisas.

La dipirona, el analgésico y antipirético más utilizado en Cuba; los diuréticos que forman parte del tratamiento contra la hipertensión, los antihipertensivos, antihistamínicos, y las pastillas anticonceptivas, son algunos de los medicamentos desaparecidos de los estantes.

La Fiscalía General abrió expedientes a otros trabajadores de BioCubaFarma por la “comercialización de medicamentos en el mercado informal” en especial los llamados “controlados”, medicamentos de alta gama vendidos a pacientes crónicos.

BioCuFarma produce 505 (63%) de los 801 fármacos consumidos en el país, para lo que importa más del 85% de la materia prima, en su gran mayoría comprada en mercados lejanos como China, India, y Europa.

En una de las sucursales del grupo estatal en La Habana se detectó la pérdida de dos bultos de fármacos valorados en USD 170.

Otros delitos fueron descubiertos directamente en las farmacias, donde se vendían productos en falta a precios mayores que los establecidos y sin prescripción médica. En uno de estos casos, en una farmacia del municipio capitalino de 10 de Octubre, estuvieron involucrados menores de edad.

“Los referidos casos se encuentran en tramitación algunos y otros se presentaron a los tribunales con solicitud de sanciones severas, atendiendo a la responsabilidad probada a los acusados, conducta y antecedentes administrativos y policiales”, agregó la Fiscalía.

El presidente de BioCubaFarma, Eduardo Martínez, reconoció la semana pasada ante el Parlamento cubano que el 2017 “ha sido un año complejo” y “cuando existe escasez proliferan los hechos de indisciplina, sobre todo la sustracción de medicamentos”.

Con información de EFE

LEA MÁS:

Cuba afirmó que las nuevas sanciones de Estados Unidos marcan un “serio retroceso” en las relaciones bilaterales

Cómo el régimen cubano desinforma a su pueblo sobre la crisis en Venezuela

En menos de un año Raúl Castro dejará el poder en Cuba: lo que vendrá