El milagro tunecino: de la quinta división al Mundial

0
48

Mientras se disputaba el Mundial Brasil 2014, Naim Sliti jugaba en un equipo de la quinta división de Francia. Jamás hubiera imaginado que cuatro años más tarde iba a estar en Rusia como una de las figuras de su selección, Túnez.

En una entrevista con AFP, el volante de 25 años nacido en Marsella, Francia, exhibió su alegría por estar en la Copa del Mundo. “Si me lo hubieran dicho hace cuatro años, no lo habría creído”, dijo.

Para llegar a este Mundial debió nadar contra la marea, superar su complicada situación de hace un año. La llegada al Lille del entrenador argentino Marcelo Bielsa supuso para él ser descartado del equipo y tener que buscar un nuevo destino, que terminó siendo el Dijon, donde concretó “la mejor temporada” de su carrera, con 7 goles y 6 asistencias en la última Ligue 1 francesa.

“Cuando lo pasas mal, luego el éxito sabe mejor. He tenido momento difíciles. Ya fue muy difícil en la National (3ª categoría francesa) en el Red Star (2015-2016). Pero incluso allí fue todo bien, porque en la 2013-2014 estaba jugando en el París FC, en la CFA2 (5ª categoría)“, recuerda.

El entrenador no me hacía jugar nada (por Bielsa). No era nada fácil, incluso llegué a pensar que quizás no iba a poder llegar lejos en el fútbol”, explicó.

Pero el sueño de ser futbolista pudo más. Fue fue clave su andar en la temporada 2015-2016, en la que contribuyó al ascenso del Red Star a la segunda división, lo que llamó la atención de los buscadores de talento.

“A partir de ahí, todo despegó”: después de debutar con el primer equipo de Túnez en junio de 2016, se convirtió en una fija para las ‘Águilas de Cartago’ y disputó la Copa de África de Naciones (CAN) de 2017, donde su equipo accedió a cuartos de final.

“Jugar el Mundial es la culminación de todo el trabajo, del sueño de todos. Es la competición más bonita. Con la ayuda de Dios, ¡todo es posible! Hay que trabajar, no rendirse nunca y creer en tus capacidades”, asegura.

En el Grupo G del Mundial, Túnez no lo tendrá fácil. Después del estreno ante los ingleses vendrá un duelo complicado ante Bélgica (sábado 23) y cerrará la primera fase ante Panamá (jueves 28).

“A todos nos gustaría clasificarnos (a octavos de final). Va a ser difícil, ¿pero por qué no? Tenemos que estar a la altura de este evento. Creo que podemos conseguirlo”, responde.

AFP.

Dejar respuesta