El kirchnerismo duro y La Cámpora perdieron dos bastiones universitarios

0
47

Glenn Postolski, uno de los candidatos del kirchnerismo en Sociales, junto a Mariano Recalde. Su lista perdió en los comicios universitarios.

Al igual que en el plano nacional, las elecciones universitarias en la UBA y la Universidad Nacional de La Plata pusieron en evidencia el retroceso del kirchnerismo. Primero en la Facultad de Ciencias Sociales, una coalición de progresistas, peronistas y radicales se impuso a la lista encabezada por el decano Glenn Postolski, conocido públicamente por ser uno de los impulsores de la Ley de Medios y sus participaciones en el programa 678. Segundo, una alianza de agrupaciones de la “izquierda popular”, peronistas y comunistas ganó el jueves la presidencia de la federación estudiantil platense, que hasta esta semana era conducida por el “Frente Patriótico Milagro Sala”, un armado liderado por La Cámpora y Quebracho.

La contienda electoral en el ámbito universitario fue sintomática de lo que sucede en otros terrenos de la alta política. Tanto en Sociales como en la Federación Universitaria de La Plata (FULP), las anteriores gestiones kirchneristas se dividieron y, a raíz de esa fractura, resultaron derrotadas por ex aliados o fuerzas que cuestionaron el “sectarismo” y la “construcción no plural” de los ahora vencidos. Varios de los ganadores son peronistas, o bien fueron las caras visibles del gobierno de Cristina Kirchner. Algunos grupos hasta siguen respaldando la candidatura a senadora de la ex Presidente en la provincia de Buenos Aires.

La lista 10, la vencedora, llevó como decana a la casa de estudios ubicada en el barrio porteño de Constitución a la socióloga y doctora en Antropología Social Carolina Mera. Mera se impuso en la elección realizada entre el 11 y 15 de septiembre por tan solo ocho votos en el claustro de profesores, mientras que en el claustro de estudiantes ganó con el 32,8% por ciento de los sufragios. En graduados, su lista salió segunda, pero la totalidad de los puntos le permitieron lograr los consejeros directivos necesarios para que la designen como titular de la facultad sita en la calle Santiago del Estero 1024.

Sede de la Facultad de Ciencias Sociales, en el barrio porteño de Constitución.

En Sociales, la interna no es sencilla de explicar. Mera antes formaba parte de la gestión de Glenn Postolski, el derrotado. Se reivindica como nacional y popular, y hasta apoyó públicamente a la líder detenida de la Tupac Amaru, Milagro Sala. Son habituales en su cuenta de Twitter sus posteos de respaldo a Unidad Ciudadana. Esta inclinación personal, sin embargo, no le impidió ser la cabeza de una alianza amplia que está apoyada por académicos del radicalismo, docentes progresistas e independientes, y del peronismo no kirchnerista, como el politólogo y senador randazzista de Cumplir, Juan Manuel Abal Medina. La fractura con su predecesor, sostiene Mera, se debió a diferencias de estilo de gestión y de liderazgo de la conducción “ultra kirchnerista” de Postolski, definen desde ese espacio.

Carolina Mera (de rojo) junto a Daniel Filmus en la toma del Polo Científico por los becarios del Conicet.

Postolski, junto a su agrupación docente, fue uno de los sectores de la academia que más respaldaron la Ley de Medios de Comunicación Audiovisual, hoy derogada parcialmente por DNU presidencial de Mauricio Macri. Durante la elección, el decano en funciones (su mandato finaliza en marzo de 2018) se mostró con Mariano Recalde, diputado nacional de La Cámpora, el ex ministro de Trabajo, Carlos Tomada y el diputado y ex ministro de Economía, Axel Kicillof. También participó de varios encuentros en el Instituto Patria, la usina de ideas del frente Unidad Ciudadana. En noviembre de 2015, fue muy cuestionado internamente por impulsar a través del Consejo Directivo un llamado a votar por la candidatura presidencial de Daniel Scioli. Este año obtuvo también el respaldo a su candidatura grupos universitarios de izquierda.

La contienda en la facultad de Santiago del Estero se vio sacudida por denuncias cruzadas que se mezclaron con la campaña electoral nacional. El sector de Mera repudió una “campaña sucia” de la lista de Postolski, por acusarlo de ser un frente aliado del macrismo y Cambiemos. Quedó involucrado en esa pulseada hasta el propio presidente del Partido Justicialista y ex gobernador de San Juan, José Luis Gioja, quien consideró al docente de comunicación como “un freno al neoliberalismo”. Ese apoyo generó ruido interno en el peronismo, que está redefiniendo sus liderazgos internos desde el ascenso de Cambiemos al poder y alentado por una probable derrota de Cristina Kirchner en octubre.

Si bien hay lealtades cruzadas en la política nacional, se espera que la derrota de Postolski refleje un viraje institucional en la Facultad de Sociales, que busca desprenderse de la influencia de La Cámpora y el kirchnerismo más duro. El cambio de clima también se puso de manifiesto en la elección de centro de estudiantes (CecSo), que es optativa. Allí resultó reelecto un frente integrado por la UES (agrupación vinculada a Daniel Filmus), radicales (Alternativa Académica y Clivaje) y otros espacios peronistas (La Trinchera, La Vallese). El dato fue que antes de los comicios, esa alianza rompió con La Cámpora y Nuevo Encuentro, entre otras agrupaciones, por lo que quedaron fuera de la conducción del centro. La elección finalmente, concluyó 34,1% obtenido por la UES, frente a la alianza Proyecto Sociales, compuesta por el kirchnerismo y organizaciones de izquierda como La Mella, La Emergente, y la Organización Popular Cienfuegos, entre otras. Ese armado terminó en segundo lugar, con el 29,7%, mientras que La Izquierda al Frente (PTS+Partido Obrero+Izquierda Socialista+Juventud Insurgente y Hagamos Lo Imposible) quedó tercera, con el 21,9 por ciento de los sufragios.

Carlos Tomada, emitiendo voto en las elecciones de Sociales.

En La Plata, el kirchnerismo dejó de presidir esta madrugada la federación universitaria, al imponerse el “Frente Estudiantil 7 de agosto“, un armado de fuerzas de izquierda “popular” y peronistas como La Mella-Patria Grande, el Movimiento Evita (randazzismo), Miles, Funap, CEPA, MUI, Movimiento Sur, entre otros. Ese frente obtuvo el voto de 63 congresales, mientras que en segundo lugar se ubicó la Franja Morada (UCR), con 48 votos.

En tercer lugar, lejos, quedó con 35 congresales la alianza impulsada por JUP (La Cámpora) y Liberación (Quebracho), apadrinada por la decana ultrakirchnerista de la Facultad de Periodismo, Florencia Saintout, conocida por sus tuits militantes. En el mismo espacio académico, convive el ex Quebracho Fernando Esteche, quien ocupa un cargo docente en la universidad. La derrota en la FULP se consumó luego de que se fracturara el “Frente Patriótico Milagro Sala”, la anterior conducción liderada por este sector estudiantil. En cuarto lugar quedaron las organizaciones de izquierda (PO, PTS, Insurrectos, Cauce, Izquierda Socialista), que obtuvieron 18 votos en el marco del XXXV Congreso de la FULP. 

El frente “amplio” de organizaciones de izquierda y del peronismo que ganó en la FULP.