El geólogo-runner que entrena a casi 5000 metros y cruzó los Andes corriendo

0
58

Iván se define como un fanático de la montaña. Desde muy pequeño las alturas son su hábitat natural, el ámbito en el que hoy combina el trabajo, el deporte y la vida familiar.

Nació en Mendoza, tierra de altas cumbres. “Mi familia era muy cercana a la montaña”, asegura. Este legado familiar lo llevó a conocer los secretos de los las cumbres desde la adolescencia.

Tanto permanecer en las alturas lo llevó a querer saber más sobre sus orígenes: “De chico quise aprender qué hacían esas montañas en la tierra, cómo se formaron, qué rocas tenían. Eso me llevó a estudiar geografía”. Lo hizo hasta que en cuarto año de la cerrera un acontecimiento le cambiaría la vida: “Conocí a un grupo de geólogos que me invitaron a conocer su casa en San Juan. Y ahí descubrí un mundo nuevo y me enamoré de la carrera de geología”.

Iván tiene una frase de cabecera: “Cada roca nos cuenta la historia antigua de ese lugar”.

Steve Jobs popularizó una frase que le sienta bien a Iván: “Si eliges un trabajo que te apasiona, no tendrás que trabajar ni un solo día de tu vida”. Él es hoy geólogo de recursos de la Mina Veladero en San Juan.

“Nuestro trabajo es recolectar rocas, con las que podemos inferir una historia geológica del lugar, reconocer los distintos procesos naturales que generaron ese paisaje”, explica.

Iván es Geólogo y runner experimentado.

El trabajo de su área en la mina es clave: es el encargado de buscar los recursos minerales. Las primeras exploraciones se hacen de manera muy básica. Son campañas en mulas, a lugares remotos muy alejados de los centros urbanos. Solo va un geólogo y un par de ayudantes a recolectar muestras.

“Esas muestran se analizan en el laboratorio y si dan buenos valores se sigue con un mapeo, un muestreo más denso de la zona. De esta manera se van descubriendo áreas con potencial de una mina”, explica.

Después se continúa con un programa de perforación. El propósito es saber si las muestras que se encontraron en la superficie se correlacionan con las que se obtienen en el subsuelo: “Si el potencial es real, podríamos decir que descubrimos una mina”.

Una vez realizado el trabajo de los geólogos, con las conclusiones sobre los modelos geológicos y de bloques con leyes, es el turno de los ingenieros de de corto y largo plazo.

Ellos serán los encargados de armar la arquitectura o proyecto de la mina. Es decir, de qué manera se irán extrayendo los minerales. Una vez establecida la estructura su labor se centrará en la evaluación de las reservas y los recursos.

El Running, otra pasión

“Una de mis pasiones es correr carreras de montaña. Y trabajar acá es ideal porque me permite entrenar todos los días en la altura”.

La Mina Veladero se encuentra a 4850 metros sobre el nivel del mar. Entrenar con esas condiciones, a tanta altura y con menos oxígeno en el cuerpo, le permite a Iván tener un gran rendimiento cuando compite en carreras que son de menor altitud o en el llano.

“Esto me ayuda mucho para correr en la montaña, para entrenar. Acá tengo el patio de mi casa”, asegura entre risas.

Iván es un corredor experimentado. Participó de competiciones muy importantes, como el Cruce de los Andes. Una aventura en la que se atraviesa la cordillera, con un recorrido total de 100 kilómetros que dura tres días. Una verdadera proeza deportiva.

Mina Veladero: el lugar donde Iván aplica sus conocimientos.

La familia de Iván vive en San Juan. Y en su casa las pasiones se comparten.

Es habitual la planificación familiar de las vacaciones a destinos que den la posibilidad de pasar tiempo en lugares con paisajes montañosos.”A mis hijos y a mi mujer les gusta pasear, correr, y andar en bicicleta por la montaña. Y a mi me pone muy feliz poder compartir mi pasión con ellos”.

“El trabajo en la mina es sacrificado, estás lejos de tu familia pero se lleva bien. Te tiene que gustar tu profesión, ser un fanático de la montaña porque pasas más tiempo acá que en la ciudad”.

El trabajo en Veladero no se detiene. La mina está en funcionamiento las 24 horas del día. “Trabajar en la mina es entretenido, todos los días no son iguales, no hay rutina”.

Tantas horas de trabajo y el tiempo fuera de casa fortalecen los lazos afectivos. “Son muy importante los valores humanos ya que pasamos más tiempo con nuestros compañeros de trabajo que con nuestra familia”.

Estar tan cerca de la cordillera de los Andes es una sensación única. La altura, el frío, el silencio en la montaña, son parte de un paisaje maravilloso. Ahí Ivan continúa con su labor, con su pasión: la geología.

Tiene por delante mucho trabajo en su laboratorio. Debe analizar las piedras que recolectó. Son rocas que lo ayudarán a conocer la historia antigua de este lugar.