El ex “Lobo de Wall Street” que el Gobierno quiere como director en el Banco Central

0
101

Vladimir werningVladimir Werning

Es el economista del Gobierno que más escuchan el jefe de Gabinete, Marcos Peña y el vice jefe Mario Quintana. Se desempeña como subsecretario de Coordinación y Análisis Económico y está en una oficina  de la Casa Rosada muy cerca del presidente Mauricio Macri, quíen en los últimos tiempos ha comenzado a aplicar varias sus ideas económicas. En el mercado financiero la mayor parte de los analistas lo señalan como el ideólogo del cambio de metas de inflación y de la política económica del Gobierno anunciados a fines del 2017.

El 30 de diciembre pasado, luego de anunciarse esas modificaciones Infobae adelantó en forma de exclusiva  quien era y qué estaba haciendo dentro del Gobierno.

Vladimir Werning, de él se trata, es el principal candidato que tiene el Gobierno de Mauricio Macri para desembarcar en los próximos días como director en el Banco Central de la República Argentina (BCRA) en uno de los dos puestos vacantes que tiene la entidad. En el Gobierno desmienten esta posibilidad y hablan de internas y el presidente Mauricio Macri sostiene a Federico Sturzenegger frente a la institución, pero los rumores de cambios en el directorio del Central son cada vez mas fuertes en el mercado financiero.

Federico Sturzenegger, presidente del BCRA. (Adrián Escandar)

A diferencia de Sturzenegger y gran parte del directorio del BCRA, Werning es un defensor del gradualismo económico que diseñó Prat Gay. Lo más fuerte de su pensamiento es que en privado manifiesta que “las reformas que debe impulsar este Gobierno no se lograrán hasta el 2023 para conseguir ser un país equilibrado macroeconómicamente, y cree que recién en  el 2020 la Argentina logrará llegar a una meta de inflación del 5 % al año.

Además, piensa que lo primero que se debe lograr es que la economía argentina crezca a un ritmo del 3% anual hasta el 2023.  Tanto el ministro de Hacienda Nicolás Dujovne y el de Finanzas Luis Caputo coincidieron con la visión de Werning de bajar las tasas de interés y lograr un tipo de cambio competitivo para que la economía crezca más.

La historia de Werning dentro del Gobierno tuvo sus vaivenes. Con la salida de Alfonso Prat Gay y todo su gabinete en diciembre del 2016 Werning dejó el Gobierno, pero no sería por mucho tiempo. El 14 de junio del año pasado fue designado a través del decreto 419 como subsecretario de Coordinación y Análisis Económico de la Secretaría de Coordinación Interministerial en la cartera que encabeza Marcos Peña. La designación se concretó en forma retroactiva a partir del 8 de mayo pasado.

Entre los puntos más salientes del pensamiento de Werning se destacan los cambios en las metas de inflación y de déficit fiscal para los próximos años. Tiene grandes diferencias con algunos economistas del Gobierno y de la oposición.

Ubica a la baja de la inflación por debajo de la necesidad de realizar una disminución gradual y efectiva del déficit fiscal y del comercial. Este economista, ex Lobo de Wall Street, como lo llaman en el mercado financiero, se desempeñó como Director Ejecutivo para América Latina del banco JP Morgan. Fue asesor en el ministerio de Hacienda durante la gestión de su ex compañero y amigo Alfonso Prat Gay y su desembarco en el Gobierno fue considerado “el pase del año” dentro del mundo financiero, donde se lo considera como uno de los economistas más brillantes de Wall Street.

Es miembro de una familia donde hay dos economistas de gran nivel internacional. Su padre, Pablo, un economista y matemático, que estudió filosofía, letras, economía y finanzas fue jefe de la Escuela de Inteligencia del Estado en el 2000 en el Gobierno de Fernando De la Rúa y ha dado clases en las universidades más prestigiosas del mundo. En tanto, su hermano Iván fue considerado en el 2009 como una de las 10 futuras estrellas de la economía por la revista The Economist.

Economistas que lo frecuentan, entre ellos dos banqueros consultados por Infobae, citan una frase característica de Werning: “Resguardar un tipo de cambio competitivo es un tema de fuerte interés para esta gestión, que tiene vocación de avanzar en un crecimiento sostenible y equilibrado”. En sus reuniones con banqueros y empresarios, el funcionario siempre ha manifestado su interés por un tipo de cambio competitivo y la reducción del déficit fiscal en forma gradual, pero con metas de inflación consistentes. Además, ha manifestado que, para mantener un tipo de cambio competitivo, hay que tener bajas tasas de interés que es lo que en el fondo se busca con el anuncio del cambio en las metas de inflación de aquí al 2020.

El 14 de noviembre del año pasado fue un día clave para entender el ascenso de Werning dentro del Gobierno. Ese día el Banco Central subió más de dos puntos básicos la tasa de las Lebac y la llevó al 28,75% anual, el mismo nivel de la tasa de referencia, que había aumentado la semana pasada en su lucha para combatir la alta inflación. “Ese día por la tarde se produjo el quiebre y la situación del presidente del BCRA se complicó definitivamente porque la suba cayó mal en la mesa chica del Gobierno” comentó a Infobae una fuente cercana a un ministro del área económica.

Banco Central

La decisión final se tomó el martes 19 de diciembre, luego de la complicada aprobación de la Reforma Previsional. En ese momento el presidente Mauricio Macri, antes de viajar a Brasil, le comunicó a sus hombres más cercanos que había que modificar la política monetaria de metas de inflación del BCRA.   Marcos Peña, María Eugenia Vidal, y Horacio Rodríguez Larreta fueron quienes primero lo escucharon. Ellos habían seguido en una oficina del Congreso de la Nación todo el debate por la aprobación de esa ley. Las recomendaciones de Werning ya habían sido digeridas y sólo faltaba el anuncio oficial.  Werning, que fue alumno y profesor en la Universidad Torcuato Di Tella que está muy cercana al pensamiento del Gobierno y  entre sus especialidades, se encuentra el análisis de mercado y política macroeconómica, instrumentos de inversión de renta fija (fixed income) y mercados de crédito.

Su recomendación fue modificar hacia arriba las metas de inflación para poder hacer una política monetaria más flexible compatible con la política fiscal expansiva del Gobierno. Esto significa tener el espacio necesario para poder bajar la tasa de interés, lograr una suba del valor del dólar y así mejorar la competitividad del tipo de cambio para poder aumentar las exportaciones. En varias ocasiones, sus superiores -el jefe de Gabinete, Marcos Peña, quien más lo escucha, y el vicejefe de Gabinete, Mario Quintana-, le transmitieron esta inquietud al presidente del Banco Central (BCRA), pero Federico Sturzenegger no estaba dispuesto a modificar las metas de inflación.

Finamente, el jueves 28 de diciembre del año pasado, unas horas después de la aprobación de un paquete de trascendentales leyes económicas impulsadas por el Gobierno, el equipo económico en su conjunto brindó una conferencia de prensa. El jefe de Gabinete, Marcos Peña, el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, el ministro de Finanzas, Luis Caputo, y el titular del BCRA, Federico Sturzenegger, dieron detalles de los lineamientos económicos para el año entrante. Gran parte de los mismos fueron diseñados por el ex Lobo de Wall Street que el Gobierno quiere nombrar como director en el BCRA en los próximos días.

Seguí leyendo:

El economista que recomendó al Gobierno bajar las tasas de interés y subir el valor del dólar