Camioneros descubren que son padre e hijo biológicos mientras trabajaban en el mismo sitio

0
15

Nathan Boos junto a su padre biológico Robert Degaro (Captura WLAX-TV)

Nathan Boos junto a su padre biológico Robert Degaro (Captura WLAX-TV)

A Nathan Boos le encantaban los vehículos de 18 ruedas, pero no supo de donde venía esa pasión hasta que tuvo 23 años.

Boos estaba transportando una carga de harina de soja entre Illinois y Georgia cuando se enteró de algo. Su padre adoptivo estuvo con él durante la travesía en carretera para hacerle compañía. Una noche, él le dijo que tenía sentido que se convirtiera en conductor de camiones: su padre biológico también lo era.

Ese descubrimiento le sorprendió a Boos, que nunca había tenido demasiada curiosidad sobre la vida de sus padres biológicos, según dijo a The Washington Post. Dejó de querer saber sobre ellos cuando estaba en secundaria, cuando ya no tuvo la sensación de que no encajaba en su familia adoptiva. Estaba contento de saber que él y su padre biológico tenían algo en común, pero eso no cambió su interés.

Dije: ‘Probablemente había conocido a mi padre mientras viajaba por carretera’“, explicó Boos, que ahora tiene 27 años. “Probablemente lo conocí en una estación de camiones y no lo sabía. No era algo en lo que estuviera empeñado en saber”.

Pero unos años más tarde, él lo resolvería igualmente, y por accidente.

En julio de 2016, comenzó a trabajar en Rock Solid Transport en Chippewa Falls (Wisconsin), donde conoció a Robert Degaro. El hombre, que estaba en la compañía desde noviembre de 2015, era un tipo lleno de tatuajes, bigotón, de 55 años y con un agujero en la oreja. Al igual que Boos, a él también le encantaba hacer bromas a expensas de sus compañeros de trabajo. Así fue como los dos se hicieron amigos. Sus bromas se extendieron por Facebook, y pronto, la madre de Boos comenzó a darse cuenta.

El nombre de Robert Degaro le resultaba familiar. Ella dudó en creer que el hombre que seguía apareciendo en la página de Facebook de su hijo era el mismo hombre cuyos datos coincidían con su padre biológico. En enero, llamó a su hijo para que se sentara a su lado y ella sacó la foto de Degaro de Facebook.

“Solo quiero que sepas que eres amigos de tu padre biológico en Facebook“, recordó Boos sobre lo que le dijo su madre.

Boos casi se cae del sofá al enterarse.

“Yo estaba como, ‘Dios mío, trabajo con este tipo‘”, relató. Su madre no hizo la conexión de inmediato. “Ella dijo, ‘sí, ¿lo has visto en la carretera?'”.

“Le dije que sí, que acababa de hablar con él hacía dos horas. Y le dije que no era otro simple conductor de camiones, sino que él también trabajaba en Rock Solid“, añadió.

Su madre, también, casi se cae del sofá.

Boos se esperó un día para escribir a Degaro a través de Facebook y encontrar las mejores palabras para decirle que él podría ser su padre.

“Hola, Bob”, comenzó. Boos le puso el nombre de la ex esposa de Degare y le preguntó si la conocía.

Sí, ella es mi ex esposa“, respondió él.

“Bueno, pues acabo de descubrir que ella es mi madre biológica. Mi madre me lo dijo anoche“, manifestó.

Los dos amigos dejaron Facebook y se pusieron a hablar por teléfono, intercambiando risas incómodas con ocasionales momentos de silencio.

“No podía dejar de reír, porque habíamos trabajado juntos durante casi dos años y no había descubierto eso”, dijo Boos. “Para él fue un shock, y para mí también. No sabíamos qué decirnos. Era tan increíble… ¿Quién en su sano juicio pensaría eso después de 20 años?”.

Por primera vez, Boos supo la historia completa de su adopción. La vida de Degaro en las cercanías de Eau Claire (Wisconsin) fue un tanto complicada. El dinero escaseaba y su matrimonio se estaba desmoronando. Los médicos dijeron a la pareja que su bebé sería prematuro y requeriría una cesárea de emergencia. Todo parecía demasiado abrumador. Degaro no estaba listo para ser padre y mucho menos para un bebé que podría necesitar atención médica especial. Su entonces esposa sugirió la adopción, y él estuvo de acuerdo. Firmó sus derechos y ella hizo los arreglos de adopción y, al menos durante 27 años, nunca vieron al niño.

“En el fondo de tu mente siempre te preguntas dónde estaba y cómo salió”, explicó Degaro. “Ahora es bueno saber que salió una persona buena y exitosa“.

Los camioneros apenas han cambiado su actitud en el trabajo, incluso después de que la historia saliera en la prensa local. Boos ha evitado decir que se ha “reunificado” con su padre biológico. Degaro ha evitado forzar una relación padre-hijo demasiado fuerte. “Obviamente, no puedo intervenir y decir ‘soy tu padre’ cuando fue criado por otra persona. Todavía somos más amigos”, dijo.

Pero quién sabe, “tal vez las cosas cambien”.

Boos se casa en mayo. Degaro, que también está comprometido, ya ha sido invitado a la ceremonia, al igual que todos sus compañeros de trabajo de Rock Solid Transport.

Pero ahora Degaro, según apuntó Boos, encontrará un asiento en la mesa reservada para la familia.