20 de Junio: HONREMOS NUESTRA BANDERA

0
116

En este día tan especial me voy a permitir empezar a reflexionar con un pequeño texto que expresa:

“Como premio por los triunfos de Tucumán y Salta, la Asamblea del Año XIII le otorgó a Belgrano 40.000 pesos oro. Don Manuel lo destinará a la construcción de cuatro escuelas públicas ubicadas en Tarija , Jujuy, Tucumán y Santiago del Estero. Belgrano redactó además un moderno reglamento para estas escuelas que, por ejemplo dice, en su artículo primero que el maestro de escuela debe ser bien remunerado, por ser su tarea de las más importantes de lasque se puedan ejercer.

Pero lamentablemente, el dinero donado por Belgrano fue destinado por el Triunvirato y los gobiernos sucesivos a otras cosas y las escuelas nunca se construyeron y Belgrano murió en la pobreza total.”

Y sí… El mundo cambia, sin duda pero hechos como el que describe Felipe Pigña parece que no han cambiado en nuestro país…

Y hoy estamos de cara a un país en el que nadie sabe qué debe hacer.

Los debates, los conflictos, los informativos, los agravios, la intolerancia, son monedas corrientes.

La prepotencia, la omnipotencia, el descrédito, el pesimismo, fluyen a raudales, como si las compuertas de un dique se hubieran abierto definitivamente, irresponsablemente, para dar paso al incontenible río de la incoherencia.

Pensar que patriotas como Belgrano pensaron en un país grande, rico, independiente, justo y soberano.

Vaya utopía de aquellos grandes!

No contaban con que ese legado sería rápidamente lapidado, olvidado, desprestigiado…

  Creo que un día como el de hoy  contemplado con la objetividad que nos da la distancia en el tiempo y con más de un dolor y con más de una frustración de nuestro pueblo, se agiganta la presencia de Don Manuel Belgrano  y cobra una actualidad palpable… que desde el fondo de la Historia nos invita una vez más…  a abocarnos a la construcción de la patria grande, la soñada por él, por San Martín, por Sarmiento, por Moreno… nos invita a no empequeñecernos por la magnitud de los obstáculos que se oponen, por formidables que éstos parezcan… 

¿Podremos  dejar de lado la política partidista para empezar a pensar en nuestro país y el que le dejaremos a nuestros pibes?

¿El pueblo, no nos demostró muchas veces que quiere diálogo y no confrontación?

¿Que quiere PAZ y No violencia?

Por una vez Sres. Políticos pónganse a la altura de las circunstancias.

Necesitamos de Ustedes gestos de HUMILDAD, de PONER EL HOMBRO al lado del pueblo, de que den ejemplos de CULTURA DEL TRABAJO Y DEL ESFUERZO, de que den ejemplo de distribución de la riqueza como lo dieron nuestros próceres, Belgrano, San Martín  y tantos otros que murieron en la pobreza.

Basta de mentiras e hipocresías.

Es hora de comenzar  a caminar  junto a nuestro pueblo si queremos ser un país grande.

Es hora del trabajo en equipo, instaurando una auténtica cultura del esfuerzo, de la cooperación de unos con otros.

Es hora de recuperar las virtudes personales, las virtudes nacionales, de esas cosas que alguna vez hubo… y que hicieron que fuéramos lo que alguna vez fuimos: una nación grande y fuerte.

Es hora de que nuestros pibes desde el aula , nosotros adultos o docentes y padres hablemos todos los días el mismo lenguaje, hablemos de cosas tan necesarias como son la capacidad para el sacrificio, para el trabajo constante, sostenido,  responsable…  Cosas que aquí y en cualquier lugar del mundo, en nuestra época y en siglos pasados también, fueron el secreto para lograr cualquier mejora personal o comunitaria.

Arremanguémonos y comencemos a sacar el agua y tapar las grietas y agujeros de esta nave en la cual estamos navegando.

Proclamemos la esperanza de una Argentina posible, de reconocer con unánime sentimiento que el nuestro es un país viable, que depende de un acto de decisión poderoso para obrar, de todos sus ciudadanos.

Trabajemos para la esperanza, Demos vida a  la esperanza… Transmitamos los VALORES fundamentales.

Recordemos que somos lo que pensamos.

 Somos lo que decidimos ser.

Decidamos  ser una mujer o un hombre de VALORES.

Nuestro entorno lo necesita desesperadamente.

 Seamos portadores de los VALORES, viviéndolos.

Que no sea este 20 de junio una formalidad de protocolo, sino una llamada a las conciencias de todos los argentinos.

Porque todos tenemos la posibilidad y la obligación, en nuestro empeño cotidiano, de asegurar el rumbo de la Patria.  

Dejar respuesta